Acalasia

La acalasia aparece como resultado del daño en los nervios del esófago que evitan que este conducto se relaje para transportar la comida al estómago. Puede ser causada por una respuesta anormal del sistema inmunológico.

Los síntomas incluyen un reflujo de la comida en la garganta (regurgitación), dolor de pecho y pérdida de peso.

La acalasia se puede controlar mediante una cirugía o terapia mínimamente invasiva (endoscopía).